Cuando interpretamos a nuestros personajes en una partida tenemos que ser capaces de ponernos en su piel. A veces se nos olvida que todas esas características impresas en una hoja son habilidades que tiene un personaje, para él no existe “una tirada de fuerza”, para él es un momento de esfuerzo físico sobrenatural. Tenemos que pensar en sus vivencias y preocupaciones y hacerlas nuestras. Durante las primeras partidas un jugador novato se pasa la mayor parte del tiempo mirando su ficha, pensando qué puede hacer e intentando acordarse de todas esas reglas que ha leído en el manual. Y cuando lo descubre, dice sin ningún apuro “¡pues utilizo esto! ¡Que tengo tres puntos!”, o abiertamente discute con sus compañeros cuál de los tres debería entrar a robar ese saquito de oro porque tiene más puntos en sigilo, mientras interpretan que están observando el interior de una taberna desde la ventana exterior. Es bonito ver cómo evolucionan las interpretaciones de los jugadores y van mimetizándose con su personaje hasta que el nivel de inmersión es tal que las escenas quedan increíbles.

Durante la última partida de vampiro un personaje no jugador, un Tremere con acceso a una biblioteca repleta de conocimientos mágicos, dio la posibilidad a un personaje de desarrollar sus habilidades en nigromancia. A efectos en partida era una excusa para que pudiera aprender rituales nigrománticos pero narrativamente no podía ser así. No le facilitó un libro en el que ponía “tira Carisma + Ocultismo a dificultad igual a la Resistencia de la víctima +3”. ¿Qué sentido tiene eso para un personaje? Así que lo que hicimos fue reescribir toda la información que le dio el Tremere al personaje de manera coherente.

Rituales según el manual

Rituales para el jugador

Echar los Huesos

Tirando unos dados tallados en los huesos de los nudillos de criminales ejecutados, un vampiro puede intentar adivinar y cambiar a mejor su destino.

Sistema: el vampiro tira un dado. Si el resultado es 6 o más, la siguiente tirada del personaje se hará con un – 1 a la dificultad. Si la tirada es de 5 o menos, suma 1 a la dificultad de la próxima tirada. Por cada vez que se haya realizado este ritual en una noche se restará uno al resultado de la tirada. Un 10 siempre trae buena suerte.

Echar los Huesos

¿Crees en la suerte? Los huesos de los nudillos de criminales ejecutados tallados en forma de dados podrán hacer sonreír a tu suerte. Podrás leer tu futuro e intentar mejorar tu destino.

Toque de Condena

Este poder permite que el vampiro escuche el acto de morir y encuentre así materiales y almas para experimentar. Quienes usan este ritual tienden a mostrarse ligeramente trastornados, lo que desconcierta a aquellos que comprenden la causa de su obsesión.

Sistema: el vampiro toca una campana de cualquier tamaño. Antes de que la resonancia se desvanezca en sus oídos, se clava un puñal en la palma de la mano izquierda, sufriendo al hacerlo un nivel de daño letal que no se puede absorber. Si el ritual tiene éxito, el vampiro averigua inmediatamente si alguien está muriendo en un radio de tantos kilómetros como puntuación tenga en Ocultismo. También obtiene una sensación de la posición de la muerte con respecto a la suya, aunque es necesaria una tirada de Astucia + Percepción (dificultad 6) para que tenga también una idea de la distancia. El vampiro oye como el toque de una gran campana de hierro por cada muerte. El efecto del ritual dura hasta el amanecer.

Toque de Condena

Las almas a punto de unirse a la danza de la muerte gritan en silencio para aquellos que quieran escucharlas. Cuando el alma de un mortal está a punto de pasar al otro lado toca una campana de metal. El nigromante deberá tocar una campana de cualquier tamaño y, mientras la resonancia dure, clavarse un puñal en la palma de la mano izquierda. Al hacerlo, los gritos de las almas cercanas llegarán a sus oídos y podrá saber si alguien próximo a él está a punto de morir. Es un buen método para encontrar cadáveres para tu estudio.

Estos son tan solo unos ejemplos, podéis ver el documento completo que le dimos al jugador con los rituales modificados.