El pasado sábado participamos en las Jornadas de rol organizadas por Nueva Sangre Rolera y pudimos disfrutar de Labyrinth Lord de la mano de José Valverde, director de comunicación de Nosolorol. Hablaremos de las jornadas en un par de días, pero hoy os traemos unas impresiones que pudimos recoger sobre Labyrinth Lord.

Este juego de rol fue creado en 2007 basado en los primeros juegos de los años 80, utiliza el sistema de D&D 1.0, por lo que aunque muchas de las reglas se quedan cortas, otras muchas funcionan bien.  Está formado por cuatro libros, el Manual del Laberinto, el Manual del Jugador, el Grimorio y el Bestiario. Cada uno de ellos nos adentra en las reglas que necesitamos sin perdernos en otras que quizás nos estropearían la experiencia (el Manual del Laberinto no deberían leerlo los jugadores, por ejemplo). Quizá una de las cosas que más llame la atención es la creación de personajes. Venimos acostumbrados a crear personajes sumando su raza y su clase, como pudiera ser un enano bardo, un elfo guerrero o un humano explorador. Sin embargo, en este sistema se puede elegir sólo entre clérigo, elfo, enano, guerrero, hafling y ladrón. Cada una de las clases vienen asociadas a unas características en las que tienen bonificación, por ejemplo, el ladrón tiene como característica principal la destreza.

Una de las cosas que más nos gustaron cuando probamos este juego fue el uso de la iniciativa. En otro juegos como Vampiro o D&D 5.0 la iniciativa solo se tira una vez por combate y su resultado determina el orden de acción en todos los turnos. En Labyrinth Lord se realiza una tirada enfrentada entre los jugadores y el Director de Juego, el que obtenga mayor puntuación es el que actúa primero en ese turno. Como la iniciativa es conjunta para todo el grupo, el orden para la resolución de ataques es el siguiente: primero se realiza el movimiento si lo hubiera, después atacan los proyectiles, la magia (conjuros) y finalmente el ataque cuerpo a cuerpo. Esto se realiza cada turno, es decir, hay veces en las que el Director de Juego actuará primero o a veces lo harán los jugadores, la tirada enfrentada será la que lo decida. Por lo que no puedes actuar pensando en atacar y huir al turno siguiente porque, a lo mejor, los enemigos atacan primero y acaban contigo sin que puedas reaccionar.

Nuestro grupo estaba formado por una guerrera, un elfo, una maga, una clériga y un hafling, por lo que tuvimos bastante variedad y posibilidad de ver casi todas las clases en acción. Además, José trajo para probar un set de escenario que saldrá a la venta próximamente y que, la verdad, probablemente también caiga en nuestras manos después de ver lo bien que funciona. Era la primera vez que jugábamos con miniaturas (en Vampiro de eso poco) y nos encantó.

¿Y qué es una sesión de mazmorreo sin el saqueo? No conozco muy bien cómo hacen otros sistemas para determinar qué tesoros encuentran los jugadores en cofres o cuerpos de enemigos, pero Labyrinth Lord nos lleva a través de un sistema de tiradas con los dados de porcentaje para que por puro azar encontremos oro, objetos mágicos, armas o maldiciones. El Director de Juego consulta en el Manual del Laberinto las tablas con los datos hasta finalmente llegar al ansiado tesoro. Este sistema nos pareció genial como referencia, añade un factor no controlado sobre qué objetos se pueden encontrar y da un toque diferente en cada aventura.

Como bien sabemos es una versión 1.0 del sistema, pero nos ha dado bastantes ideas que probablemente utilicemos para futuras partidas. Porque cada experiencia nos enseña algo nuevo, ¿no?